El presidente de Estados Unidos, ya había iniciado un proceso para cancelar el Programa del Estatus de Protección Temporal (Por sus siglas en inglés); recientemente, un tribunal de apelaciones de EE.UU, estableció que el presidente Trump, es libre de poner fin a dicho programa.

Este proceso no es algo nuevo, en 2018, la administración Trump anunció que buscaría terminar el TPS para El Salvador, Honduras, Nicaragua, Sudán y Haití.

Sin embargo, El único país que tiene tiempo hasta el próximo noviembre del 2021 es El Salvador. Pero no se debe a la «excelente relación entre el gobierno de EE.UU y la nación centroamericana», como lo dibuja el presidente Nayib Bukele, sino más bien a un proceso de Un Tribunal de Distrito, emitido por el Juez Edward Chen.

El Mandatario salvadoreño culpa al FMLN, de que el Gobierno de Trump continúe deseando finalizar con el TPS. Sin embargo, según algunos expertos políticos, esas declaraciones rozan lo ridículo, ya que se trata, más bien, de una decisión proveniente del Secretario de Seguridad Nacional de los EE.UU, impulsada por el mismo Trump.

Bukele se jacta de que El Salvador tiene un año más como prórroga del TPS; sin embargo, lo procesos de migración, suelen durar como mínimo unos 25 meses, y como máximo hasta 11 años.

Nayib maquilla este hecho como un logro suyo, pero está muy lejos de serlo, evidentemente, ya que ni él, ni el embajador Ronald Johnson tienen autoridad en estas decisiones del gobierno norteamericano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *