El Presidente de El Salvador, Nayib Bukele se ha mostrado muy estresado después que saliera a la luz una investigación del periódico digital El Faro, donde muestra documentos, fotografías y otras pruebas que señalan que el Gobierno supuestamente ha estado negociando con Pandillas desde que inició su mandato a cambio de una reducción de homicidios y apoyo electoral.

Los documentos registran las presuntas negociaciones durante algunas visitas a los centros penales, de parte de funcionarios para reunirse con los principales y más peligrosos miembros de la estructura Criminal MS-13.

En algunos casos, los delincuentes pedían pequeños beneficios cotidianos, como permitir en las prisiones la venta de comida chatarra, como Pizzas, Pollo Campero, Pupusas y golosinas. También pedían trasladar a mareros considerados muy agresivos. Además, también pidieron revertir la decisión del gobierno de juntar miembros de diferentes pandillas en las mismas celdas, dar a los pandilleros nuevos «beneficios», en caso de que Bukele logre el control de la Asamblea Legislativa en las elecciones del próximo Febrero del 2021. Todo esto, según la investigación del medio digital mencionado.

Puede interesarle: Funes asegura que Nayib toca fondo por ciertas situaciones

A cambio de eso, «La Mara más grande de El Salvador», prometió «cerrar las válvulas» de los asesinatos y «apoyar», al partido oficial en las próximas elecciones, en este caso Nuevas Ideas, así lo detallan los documentos de inteligencia penitenciaria a los que El Faro tuvo acceso.

Según estos documentos en poder del periódico El Faro, aún hay negocios entre el gobierno y las maras que están siendo planificados a futuro; es por eso que según algunas «wilas» interceptadas por el periódico muestran mensajes donde los principales líderes encarcelados piden a los pandilleros en libertad que se mantengan «calmados», ya que «hay diálogo con el gobierno».

Autoridades de la Fiscalía General de la República han demostrado que el 2020 ha sido uno de los años con menos homicidios desde los Acuerdos de Paz. Pero no es la primera vez que un acuerdo entre el gobierno y las pandillas reducen drásticamente los homicidios. En el año 2012, durante la administración de Mauricio Funes, y que, según el mismo periódico intentó negociar con las estructuras criminales los asesinatos se redujeron significativamente, pero las negociaciones entre estas organizaciones delictivas fracasaron y producto de ello el 2015 fue el año más homicida del que El Salvador tenga memoria.

«Los documentos relatan los ingresos anómalos de personas encapuchadas, que se negaron a identificarse o a dejarse registrar por los custodios y cuya entrada a los centros más estrictos del país fue autorizada personalmente por el director Luna, quien los acompañaba; y confirman el ingreso de al menos un ranflero en libertad, que se hizo pasar por agente de inteligencia para entrar a las prisiones a dar información y a recibir órdenes de sus jefes encarcelados, todo con la anuencia de los directores Luna y Marroquín, quienes lo acompañaron en su ingreso documentado al penal de Izalco el 7 de agosto de 2020», dice un párrafo de la nota de El Faro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *