La diputada del partido ARENA, además de haberse consagrado como la aduladora número 1 del presidente Nayib Bukele, ha confirmado recientemente su apoyo al fallecido Coronel Domingo Monterrosa, acusado de encabezar la Masacre del Mozote en 1981.

Esto no parece importarle al mandatario, quien prometió a la población, hacer justicia para las víctimas de ese día tan oscuro, y también justicia para los familiares de las víctimas. Nayib nombró a su fiel acólita, Milena Mayorga como embajadora de El Salvador en Estados Unidos, pese a no tener ningún conocimiento en política internacional.

La población se ha quedado sorprendida al ver estos hechos, que más bien, parecen contradictorios a la moral, y a las bases fundamentales de una política limpia. La «cherocracia» parece no haber desaparecido en el país, y continúan los cargos en el gobierno basados en amistades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *