Hay dos tipos de estilos de vida que comúnmente se conocen, en el campo y la ciudad.

Pero, es esta oportunidad te estaremos comentando  como regularmente se vive en el campo.

La vida en el campo y en la ciudad, son totalmente diferente. Empecemos por la rutina de trabajo, solo se ejecutan en su mayoría oficios de agricultura, ganadería y albañilería.

Las personas que se dedican a la agricultura, comienzan su jornada a las 6 de la mañana, caminan desde sus hogares, hasta montañas o cerro, donde se encuentra la mejor tierra, que les hará tener una gran cosecha.

Al llegar al lugar de trabajo, con su Cuma o machete en mano, cuando los primeros rayos del Sol  se dejan ver,  comienzan a cortar el monte, par, dejar limpio el terreno.

Cuando el reloj marca las 9 de la mañana, es hora del desayuno, se arriman a un árbol para consumir los sagrados alimentos.

Esto les permite recuperar energías, para, continuar con efectividad, bajo los fuertes rayos del Sol y el calor intenso.

La cosecha lleva un proceso, el primero de ellos es preparar el terreno, luego hacer la siembra, monitorear el avance y luego la extracción de la cosecha.

Los agricultores, desarrollan todo este proceso, durante varios meses para obtener su tan anhelada cosecha.

La gente que trabaja en la ganadería, tiene una rutina de vida diferente, normalmente están a cargo de haciendas o corrales, como se les conoce en el campo.

Su tarea primero es hacer el ordeño para sacar la leche, de todas las vacas que tengan una cría pequeña, luego se les tira la comida, con eso la primera labor del día está cumplida.

Otra labor, darle agua a todo el ganado, como se le suele conocer la hora de “aguar”, se hace durante mañana y tarde.

El siguiente paso es apartar las crías para que la vaca puede juntar la leche para el día siguiente.

Los derivados de la leche pueden ser, queso, crema, requesón, cuajada y quesillo, los que normalmente la gente que se dedica a la ganadería produce.

A veces se comercializan en el mismo lugar, pero en otras ocasiones se llevan a los municipios más cercanos a personas que revenden el producto.

Y así, es como se desarrollan las labores de una persona que trabaja en la ganadería, en el campo.

Puede ser que en ocasiones la rutina cambie, pero, en su gran mayoría así se desarrolla.

Para personas que trabajan en la albañilería, la rutina de trabajo es un poco diferente, pues, trabajan con material de construcción.

Los trabajos que se ´pueden desarrollar son de albañil o ayudante, la construcción de una casa dependiendo del tamaño, se construye en de entre 3 a 5 meses.

Dependerá el tipo de terreno en el que se haga, y las herramientas de trabajo que se tengan.

Pero, hay personas en el  campo que se dedican a la panadería, y cada semana producen pan 100%  artesanal.

Lo primero que hacen es hacer la mezcla, dependiendo el pan dulce que van hacer, luego encender el horno.

Los hornos en el campo son artesanales y se calientan a base de leña, la temperatura el hornero la calcula, a pulso, que es adquirido mediante su experiencia.

Una vez esté listo el horno, lo próximo es poner el pan al horno,  y esperar que quede perfectamente cocinado. Luego, salir a venderlo al cantón o pueblo más cercano.

Existe otro gremio, que se dedica a las tradicionales moliendas, ahí un grupo de personas tienen diferentes funciones, entre horneros y ayudantes.

Y así producir, dulce de panela y batidos, de agua de caña horneada y procesada.

Es así como miles de personas, llevan su vida en el campo, algo que se ha venido dando de generación en generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *